Menú Cerrar

El Estudio a mitad de los 90

En la foto de arriba el estudio en el año 97 / 98 aproximadamente donde se puede ver una mesa Tscam M208 comprada en el rastro de Fuengirola por 1500 pesetas, el Korg M1, a la derecha el Korg Poly800II, en el centro un Yamaha cs1x que aún conservó, un ordenador Pentium I y a la izquierda no se aprecia pero había un Roland Chorus Echo RE501.

Llegaron por fin los primeros altavoces de estudio. Unos Yamaha NS10 de segunda mano pero muy bien cuidados y una etapa de potencia nueva. Una RCF. No recuerdo el modelo pero si recuerdo que costó casi 100.000 pesetas en el año 1996 aproximadamente. Muchísimo dinero!

Cuando aprendimos a montar ordenadores fue una época de aprendizaje intenso. Descubrimos que comprando las piezas de ordenador en una Nave del polígono donde vendían al por mayor, podíamos tener ordenadores más potentes y mucho más baratos. Era la época de Windows 98 y su polémica versión mejorada Windows evolution. Una versión alternativa de Windows 98 optimizada para mejorar el rendimiento y altamente customizable. Además las grabadoras de cds ya estaban a la orden del día y compartir música y producciones propias comenzaba a ser más fácil.

A mitad de los 90 aparecieron los plug-ins Vst y todo cambio. Ahora había infinidad de herramientas disponibles y las cosas comenzaron a ser algo más sencillas. Ya no había tanta necesidad de aparatos externos y cableado infinito pero a las tarjetas de sonido aun le quedaban unos años de evolución. Nuestro mayor logro en aquella época fue instalar dos tarjetas de sonido Sound Blaster en el ordenador para poder grabar y reproducir al mismo tiempo.

A final de los años 90 Matt formaba parte de dos grupos. Uno de hip hop llamado Las Cosas Claras con sus amigos de toda la vida y otro llamado Cinnamon con un perfil más pop y enfocado a firmar con algún sello discográfico. De hecho así fue, firmaron con Emi Publishing y eso le dio la oportunidad de grabar muchas voces e instrumentos de todo tipo, alquilar equipo de gama alta como previos de micrófono, micrófonos o compresores muy potentes los cuales llegaban al estudio, se quedaban un par de días y volvían a su lugar de origen.

Los tocadiscos siempre han estado presentes en el estudio de Matt. Sus primeros tocadiscos Technics se los compro de segunda mano a su, ya fallecido, amigo Curro (conocido como Fran Díaz o El Maketa). Unos Technics Sl1200mkII a los cuales les sacó mucho partido y les dio mucha caña. Es una pena que no haya ninguna imagen de Matt en ciclomotor transportando los dos tocadiscos, la mesa y los discos de camino a algún bolo por el barrio.